lunes, diciembre 18, 2006

Muestra 2006 clown

LA MONSTRUA



















¿Tenés hambre Gloria? Pensalo así, siempre es mejor un poco de hambre que saciar el apetito con la comida que nos dan las bestias que nos atraparon, es complicado al principio, pero tarde o temprano terminás aceptándolo…Es nuestra forma de venganza en el mundo de los monstruos. Pero hoy estoy de buen humor, así que te voy a hacer una ensaladita. Pero antes…La presentación, ¿vos crees que con dos saludos alcanza? No se, es como que siempre falta algo para presentarse al público, Bueno.
¡Muy buenas tardes querido público!¡Tengan todos uds muy buenas tardes! Sean bienvenidos al circo las ilusiones, mi nombre es Cornelia de Lounge, la Montrua, mírenme y se darán cuenta, examinen, pero examinen bien, no se equivoquen…Yo soy una aberración de Dios, NO, yo soy la aberración de Dios…
¿Viste? Te dije que faltaba algo, y cuando llego a la parte Dios me desmorono…Y todo por hacerte caso a vos… ¿Qué tenía que hacer ahora? Ah! ¿Cómo no me hiciste acordar Gloria? Vamos a darle luz al momento, vamos a prender unas velas para mejorar la concentración, aunque claro, no siempre la luz me trae buenos recuerdos… ¿O no Gloria? ¿Te acordás cuando le dijiste a mi mamá no gaste, pruebe con fuego, todo lo que se quema tarde o temprano muere…Y gracias a vos Gloria, gracias a tu consejo y a la curiosidad de mi mamá, terminé incendiada…Era una llaga viva, estuve al borde de la muerte por 3 meses, pero sobreviví, los monstruos siempre sobrevivimos…¿Qué pasa que no hablás? ¿te sentís culpable por lo que conté? Bueno, mejor así, porque vos sola te buscaste estar ahí, no fue solamente mía la culpa!
Un día, en el medio de la noche, aparece él, el hombre más hermoso del mundo, su rostro era tan luminoso que dolía mirar, y todos sabemos que no se puede mirar de frente a la luz porque ciega…Su nombre era Adán, era trapecista. El único hombre que alguna vez se fijó en mi corazón más allá de los pelos y las llagas, todos los días me saludaba diciendo: Buenos días Cornelio, Buenos días Adán, buenos días, Buenos días tenga usted.
Y entonces apareciste vos Gloria, con ese traje de lentejuelas verde, igual de hermosa, igual de resplandeciente, el encuentro en el trapecio de dos seres perfectos...
He aquí un hombre y una mujer, la magia de dos cuerpos que se juntan al impulso de dos velocidades, se acercan y se alejan, apenas se rozan, ¿resistirá la red que nos sostiene? Todo es tan frágil, tan vulnerable, apenas un hilo sosteniéndolo todo sobre el agujero de la muerte. El riesgo tiene sus méritos y también un sueldo. ¿Cuántas veces lo conseguimos? ¿cuántas lo vamos a seguir intentando?
En algún momento me dí cuenta de que Adán podía amarte, ¿y cómo no iba a hacerlo? A esa altura, entre las luces del trapecio, ese traje de lentejuelas y el vértigo de los aplausos.
Era una trampa perfecta…Y Adán no se negó a caer...
Ahí supe que yo quería ser Gloria, pero yo no era Gloria, entonces las cosas no salieron como yo esperaba, porque cuando la carne no llama a la presa, no hay forma de agarrarse a la vida, y de eso se trata Gloria, de agarrarse a la vida! Yo me agarré a la vida, me agarré a la vida amándolos, intensamente, en silencio, con esa forma insoportable que tenemos los monstruos de amar, perdonándolo todo, o casi todo…A veces hay accidentes, cosas terribles…
Yo sabía que ese sábado iba a pasar algo muy bueno o muy malo, lo supe por los signos en el cielo.
¿Por qué estaban tan nerviosos? Si eran dos profesionales. Ella, con ese traje verde resplandeciente, hermosa, él también hermoso y brillante.
Hubo un momento donde tuve miedo, yo sabía que no tenía que mirar, pero miré, vi esos dos cuerpos que se llamaban en medio del abismo, los trapecistas se abrazaron, algo se desmoronó en el cielo y cayeron. Él murió al instante, ella se partió en dos, quedó destrozada, pero no murió. Una tragedia terrible, se había aflojado el trapecio central y la red de sostén también…Lamentable…En fin, cosas que pasan…

Ensalada a la Cornelio de Lounge! Bon apetit Gloria! Que lo disfrutes! Gloria, ¿cuántas veces te dije que no hicieras esos ruidos asquerosos cuando comes! ¿Qué va a pensar la gente? Van a pensar que no tenés modales, van a decirte CERDA, LOCA DE JAULA!.. Sí…Loca de jaula..¿te acordas de eso Gloria? Porque yo sí, con lujo de detalles…Querés que les cuente ya que vos no te acordas? Bueno les cuento…
Vení Gloria, te quiero contar algo, pero shhh es un secreto…Soy rica Gloria, tengo un cofre lleno de plata que vengo ahorrando desde el primer centavo que gané, síi, lo tengo escondido en mi carromato, vení que te muestro pero no se lo podes contar a nadie…
A que no sabes lo que ví hoy Adán? ¿qué mi amor? Una montaña de plata…¿de quién? De la monstrua peluda, lo tiene escondido adentro de un cofre en su carromato… ¿qué?¿de la loca de jaula? No…Sí! Lo vi con mis propios ojos! Tenemos que robárselo y escaparnos de este lugar, vos y yo y el mundo por delante…
Yo estaba atrás del toldo, escuché todo, me iba a robar, las dos personas que yo más amaba en el mundo me iban a robar, y me dejé robar…
Esa noche no dormí, en algún momento supe lo que tenía que hacer, agarré una tenaza, cuando ya no había nadie crucé la pista, estaba todo muy callado, y allá en lo alto, el trapecio, apenas iluminado, hice lo que tenía que hacer y nadie se dio cuenta. Yo sabía que se iban a escapar, pero era sábado, y tenían que dar el broche final, el último show…Y lo dieron… ¡Y qué show!
Bueno Gloria, está empezando a entrar el público, así que empezá a prepararte, yo mientras apago las velas, a ver si todavía hay algún incendio o cualquier otro accidente…
¡quién dijo que todo lo que empieza mal termina mal!
Ahí entran los domadores los tigres!
Ahí salen los malabaristas, los magos!los tragafuegos!
Ahí salen los trapecistas, los monstruos!
Vamos Gloria! Salgamos que nos toca a nosotras!

lunes, diciembre 04, 2006

Satine



Algo tan íntimo, tan personal, tan femenino, tan…Sospechoso…
Sangrar durante varios días y no morir…Una especie de herida que nunca termina de cerrarse y vuelve a sangrar todos los meses, podría ser por eso que somos más sensibles…Sabemos que estamos lastimadas pero ya ni siquiera lo sentimos, debe ser el acostumbramiento del que me hablaban…pero no entiendo si me acostumbré a ser humana, a ser mujer, a estar lastimada o a qué, aunque creo que nunca me dolió esta sangre…

Espío por el hueco de las piernas semiabiertas, la sangre baja desvergonzada, tibia, en silencio, un alma líquida que cae hasta el agua, no creo que pueda vivir sin ella… Por el momento voy a disfrutarla.

Amo ver el papel manchado de rojo. Todo rojo.

Caliente y dorada ¿Y qué si la orina es divina?
Yo creo que la sangre es santa, y cada vez que fluye me retuerzo de placer, porque siento que todavía hay algo que sigue vivo, corriendo adentro, lleno de color, lleno de mí, aparte de los pensamientos, aparte de mí.
Si pudiera la abrazaría, me bañaría en ella, con ella, la guardaría en un tarro, es tan roja, tan brillante, tan hermosa, me da ganas de llorarla.

CARAMELOS IMAGINARIOS


"OH Candy candy I can't let you go!
lIFE IS CRAZY, I KNOW BABY..."


El tren, una familia, 5 personas, papá, mamá, nena 3 años, nene 6, bebé de 10 meses, la nena simula sacarse un caramelo de la boca y se lo da al hermano, el hermano hace que se lo come, la nena se saca otro caramelo imaginario de la boca y se lo da a la madre, la madre lo agarra y se lo come, la nena vuelve a hacer lo mismo con el padre y el padre se come el caramelo imaginario también, la chica del asiento de enfrente la mira y se ríe.
Pasan un minuto y medio y la nena vuelve a hacer lo mismo, y la familia vuelve a aceptar los caramelos imaginarios pero un tanto cansados, la chica de enfrente ya no mira, tiene miedo de que la nena se le acerque a darle caramelos imaginarios todo el viaje.
En la próxima estación se sube una pareja discutiendo:


-¿Me dejas? ¡¿Me dejas por alguien más?! ¡¿Tan fácil te rendís?! ¡¿Tan poco soportás?! ¡¿Tan rápido te escapas?! ¡¿Tan débil soooooooooooooooss?! Ponele a ese alguien más, una vida, un alma, ponele una familia, un perro, una sensibilidad y una rutina, ponele una enfermedad, una manía! Ponele un horario de trabajo, un sueldo, ponele un dolor, un miedo y una casa! ¡Ponele toda una realidad y vas a ver como ya no es tan apasionante!

Sí sí, el elogio del amor inconcluso, no hay mejor amor que el que nunca ha sido…llega un momento donde uno se cansa y se cansa y se cansa y se vuelve a cansar, pero bueno, da lastima no aceptar esos caramelos imaginarios, así que aunque fastidie los vuelven a aceptar, suspiramos un poco molestos y lo comemos de vuelta porque aunque esté repetido, no deja de ser dulce, dulce y dulce.

Nunca un gusto nuevo, nunca una sorpresa, hombres en forma de gotero que se esparcen de a poquito sobre tierra seca en pleno mediodía.
Ya no tengo ni ganas de comer
¿Qué les pasa a estos hombres corazón?