lunes, agosto 13, 2007

NUEVOS DÍAS


13/8/07 11:54 am

Hiroshima mon amour – Director: Alain Resnais – Guión : Marguerite Duras
“Empiezo a recordar, veo la tinta. Veo el día. Veo mi vida. Tu muerte. Mi vida que continúa, tu muerte que continúa. Y la noche que entra más tarde en mi cuarto, y la noche que entra más tarde en el sótano, son casi las 6 y media. El invierno ha terminado.”

Desde hoy empiezan los Nuevos Días, con más claridad, más conciencia, más lucidez, más. Traspasar, recorrer, cantar, respirar, decir, existir, caer, saltar, volar, caminar, bailar, correr, golpear.
Los extremos se vuelven remansos incalculables, el deseo una fotografía, esto es una habitación contigua, o dos, o miles, una cama doble con sábanas de raso azul, te amo, te adoro, te odio y te vuelvo a armar, con el pecho al mar, con los pies a la tierra, con los ojos al cielo, las pieles al agua, las bocas al aire, los colores al fuego, seamos elementales de la esencia, y después cenizas.
Exhalar el perfume, ser el polvo en los rayos de sol, dejarse envolver por lo bajo, después del zumbido, las estrellas, el sentido del universo. Para volver al plano el mundo se expande, tomarlo, cerrar los ojos, girar y sonreír hasta elevarse.
El límite entre las velocidades está en la materia de las manos, la energía se recompone y brilla, crece desde lo profundo, como una semilla de flores rojas. Llega la estación de los capullos que explotan, la luz suave, el espacio se vuelve verde y claro. La mente se despeja, el hielo se derrite, estamos vivos.
Llueve, una gota canóidica rebalsa el río, Lemniscata es la palabra secreta, da inicio al principio, una parábola cruza el paisaje, el óvalo se vuelve huevo y le salen alas, el óvalo vuela hasta que decide que sus líneas formen una mariposa, se pierde en el horizonte.